Recién nacido – Bebé

No nacemos “viendo”, sino con la “capacidad de aprender a ver”, y la madurez visual va ligada al resto de maduración motriz y neuronal.
Durante los primeros meses de vida, para alcanzar un correcto desarrollo del sistema visual, debemos tener presente que tenemos que desarrollar en el niño tres procesos importantes en el reconocimiento visual:

  • El perceptivo: Orientado a percibir todas sus características de luz y oscuridad, forma y color de los objetos.
  • El asociativo: Habilidad para interpretar qué es lo que se está viendo
  • El de motilidad ocular: Capacita al niño para percibir de forma más rápida objetos en diferentes situaciones y en movimiento.

A través de la mirada se establece el principal intercambio entre el bebé y su entorno, empezando por los padres, pero la visión es el sentido menos desarrollado en el recién nacido, por ello requiere un proceso de adaptación y aprendizaje.

Comprobar que el sistema lacrimal funciona correctamente, que las pupilas responden adecuadamente a los estímulos luminosos y que existe un perfecto alineamiento de ambos ojos.

Debes proteger sus ojos de las radiaciones UV del sol.

Antes de acudir al colegio por primera vez, es necesario realizar un examen visual.