Ocio – Deporte

Una zona ocular desprotegida está sujeta a la presencia de los rayos ultravioletas, sobre todo cuando la actividad se practica al aire libre. Si el deporte es al aire libre, como el ciclismo o el running entre otros, se debe asegurar llevar lentes adaptables a las diferentes condiciones de iluminación y la utilización de gafas de sol homologadas que absorban el 100% de la radiación ultravioleta y regulen la cantidad de luz que ingresa a sus ojos.

En el caso de poseer prescripción óptica, se puede contar con lentes desarrollados en materiales resistentes a los golpes. Esto se hace especialmente visible en deportes concretos como el esquí, snowboard, patinaje o en los deportes náuticos, cuando la incidencia directa se multiplica a causa del reflejo del sol con la nieve o el mar, siendo necesaria la utilización de gafas con filtros solares concretos para mantener una adecuada salud visual.

En deportes que puedan requerir contacto como el baloncesto o el futbol por ejemplo, se pueden utilizar gafas especiales que resistan los posibles impactos producidos por el propio deporte.

Las lentes de contacto permitirán obtener mejor calidad visual y mayor campo visual en comparación con las gafas.